27/1/13

Sindicatos y partidos, ¿a qué esperan?


Desde hace un mes, más o menos, se venía transmitiendo esta información por el método “boca a boca” (más bien, boca a oreja).
Pero, aun teniendo todos los visos de ser cierta, era preciso no hacer demasiados aspavientos, sin tener la certeza de que los datos eran “exactos”.
Hoy, Elena García Sevillano, a quien los ciudadanos y la Sanidad pública de este país tenemos mucho que agradecer, documenta (con la solvencia a que nos tiene acostumbrados) este nuevo (y nuevamente escandaloso) comportamiento de nuestros impresentables y mafiosos responsables políticos y administrativos.
Y digo lo de “mafiosos” porque es el calificativo que merece quien, aprovechándose de la angustia ajena (el enfermo) comercia con su dolor y su desconocimiento para favorecer unas empresas (las clínicas privadas) que hace tiempo olvidaron su vocación de servicio a la sociedad para convertirse en meros negocios (como Burger King) pero con la ventaja de una demanda cautiva que no puede evitar la enfermedad.
Vale la pena leerlo y, pienso yo, divulgarlo.
Porque en el rechazo de estas intimidaciones por parte de la ciudadanía está una gran parte de la fuerza que puede hacer valer nuestra Razón.
Y, dicho esto, ¿A qué esperan los Sindicatos y los Partidos Políticos para llevar ante la fiscalía unos hechos que, se mire como se mire, tendrían al menos (según mi criterio) la calificación de “falsedad”, por un lado y “malversación de caudales públicos” por otro.?
Saludos.