25/8/13

Elecciones Europeas III. Eurodiputados y “Euro-veraneantes” (Faltan 304 días)


Hará cosa de algo más de un mes se publicaron reseñas sobre un par de estudios titulados:
y
en los que, aunque de un modo un modo un tanto rudimentario (y no lo digo peyorativamente), se analizaba la “actividad” de los 54 Eurodiputados españoles valorándola en base al número de intervenciones mensuales en las sesiones del parlamento.  
El segundo de ellos hace referencia a los cuatro años transcurridos de la presente legislatura y  aporta un mayor número de datos, en tanto que el primero, que se refiere únicamente al último año (de julio de 2012 a julio de 2013), es algo más parco en datos y, a la vez, más inteligible, aunque también bastante más esquemático.
Efectivamente, si uno se toma la molestia de observar con cierto detalle los datos contenidos en las tablas del segundo de ellos, puede comprobar lo complejo que resulta el hacer una valoración “justa” ya que son innumerables los factores que confluyen en la misma.
Valga como ejemplo el caso del Eurodiputado Español por IU D. Willy Meyer Pleite quien, pese a ser considerado (por su dedicación) como el 2º “mejor” Eurodiputado de los 54 españoles (el 16º de los 754 totales) parece tener un nivel de inasistencia del 33%; es decir “falta” a 1 de cada 3 sesiones.

Sin embargo y pese a estas “peculiaridades” considero recomendable el pegarle un repaso a los listados de ambos estudios ya que, aunque quizá no sean excesivamente “científicos”, resultan, a mi modo de ver, extremadamente didácticos.
Me he tomado la libertad de copiar los gráficos elaborados por D. Filipe Díez (quien, por lo que he podido averiguar, es un profesor gallego) de quien poco puedo contar ya que “se  maneja” en redes sociales a las que un servidor no accede.
En todo caso ahí queda su dirección  https://twitter.com/filipediez. y mi agradecimiento por su trabajo que facilita este “entretenimiento" mío.



Si tenemos en cuenta que estos buenos señores cuentan con un salario anual algo más que “aceptable” (92.000 € de sueldo y otros 65.000 € para gastos) y que, además, tienen una tributación “blanda” en sus respetivos países, quizá no sería mucho pedir que se dedicasen “exclusivamente” (en cuerpo y alma) a atender sus obligaciones como eurodiputados y, en todo caso, no percibieran ni un solo céntimo por su presencia en cualesquiera otra institución u organismo en el que, por razones (reales) de oportunidad, política o administrativa, tuvieran que participar.
Como conclusión, aun reconociendo que habrían de tenerse en cuenta otras muchas cuestiones, pienso que debiéramos empezar a ponerles cara y nombre a todas estas personas con el fin de que, cuando veamos las próximas listas que nos presenten los distintos partidos, podamos al menos saber qué podemos esperar, en cuanto a esfuerzo y dedicación (y al margen de su color político), de cada uno de ellos.
De momento una cosa parece clara: Mientras los partidos pequeños (ICV, IU, CIU, PNV y BNG) tienen sus cinco únicos diputados situados en los 5 primeros puestos del ranking de los 54 españoles (y entre los 45 primeros de los 754 europeos)  los dos grandes partidos sitúan a 36 de sus 47 diputados entre los 250 menos “aplicados” de los 754 europeos.
Y, aún en semejante vergüenza hay clases; ya que el Partido Popular tiene un total de 10 de sus 24 diputados en el podio de los 100 peores (de 754) y uno de ellos, especialmente conocido y  llamado D. Jaime Mayor Oreja, en el puesto 725.
Si yo hubiera votado al Partido Popular me lo pensaría para el futuro, porque me sabe mal que me represente un sujeto que (ideologías al margen) parece dedicar el sueldo que le pagamos los contribuyentes a atender sus negocios particulares en lugar de cumplir con sus obligaciones políticas y laborales.
  
Saludos