25/10/13

Elecciones Europeas (V). Pensando en “qué traje ponerse” (Faltan 243 días)


A falta de 8 meses para el día de la votación, el ambiente empieza a animarse y prácticamente no hay partido político, ni colectivo ciudadano, que no esté “haciendo planes” (los partidos) o “dándole vueltas al asunto” (los colectivos no encuadrados en ningún partido).

Esto, a mi juicio, es lo mejor que puede pasar; y ello por dos razones:

La primera es que en este “hacer planes” de los partidos vamos a encontrar muchos indicios tanto de lo que les preocupa, como -sobre todo-  de “qué gato” es el que algunos pretenderán colarnos como si fuera liebre.

De momento y esquematizando mucho las cosas (ni el texto, ni mis conocimientos dan para más) podríamos resumir del siguiente modo los primeros movimientos de los principales protagonistas:

Partido Popular: Grave preocupación por el más que probable trasvase de votos hacia UPyD. Tanto por los escaños que se puedan perder, como sobre todo, por lo que pueda venir en las siguientes elecciones (municipales y autonómicas) en las que el bipartidismo y el cuento del voto útil apenas funcionan.

Quedará por ver si, ante la previsible pérdida de poder (e impunidad), dichas listas -que en general servían para aparcar confortablemente a los viejos dinosaurios (Mayor Oreja) o garantizar la inmunidad de “presuntos inocentes” (Agustín Díaz de Mera)- no se convierten en un objeto de irrefrenable deseo para algunos actuales responsables políticos que pretendan rehuir posibles responsabilidades (penales) y, de paso, montarse un despacho, con sueldo y gastos pagados, para sacar adelante sus negocios particulares.

A lo mejor en esta ocasión sobran candidatos “de peso” para formar la lista. En la anterior, a partir del puesto 16, todos eran unos perfectos desconocidos.

PSOE: Parece que quieren mandar un mensaje de “cambio”. Dicen que no presentarán a nadie de la “vieja guardia” salvo a José Blanco (huele a intentar mantenerle la inmunidad parlamentaria). Es una manera inteligente de iniciar el relevo generacional.

Y de paso, aunque no nos lo digan, de mandar al destierro europeo durante cuatro años a los listillos que pudieran hacer sombra o dar guerra “en casa”.

En cualquier caso será bueno que manden a gente joven, sin demasiadas “deudas políticas” a sus espaldas y, probablemente, con más ganas de trabajar que sus antecesores.

Doy por sentado que el PSC conservará el mínimo sentido común necesario como para no enrolarse en la candidatura única “catalana” con la que el Sr. Más pretende camuflar (si le sale) su actual debilidad política. 

Izquierda Unida: De momento dicen no querer hablar de “listas” y están intentado aglutinar a todas las “cabezas de ratón” políticas que, si se presentan por libre, tendrán escasas posibilidades de obtener escaño, en tanto que si se integran en un grupo mayor, aunque no consigan escaño (personal), tendrán una mínima posibilidad de hacerse oír durante 4 años dentro de la coalición que se forme.

UPyD: Tiempo de vino y rosas. Son conscientes de que, de momento, tienen el viento “de popa” y recogerán los votos de los “indignados” del PP y los desencantados del PSOE, amén de los de algunos nacionalistas “(de meseta y reyes católicos), y neoliberales “moderados” o “compasivos” (si es que tal raza existe).

Mucho tendrán que equivocarse, o hacer mal, de aquí a junio para que las cosas se les tuerzan.

Los nacionalistas: Los de derechas supongo que nuevamente volverán a acudir en coalición.  Porque la circunscripción única les pone en su sitio y no tienen más remedio que aliarse si es que quieren rascar bola.
Además en esta ocasión D. Artur Más intentará hacerle a ERC una oferta de coalición “que no pueda rechazar” (aunque sea a costa de uno de sus posibles escaños).

Cualquier cosa antes de que se le vea el plumero de que ERC consigue más votos que CIU. Es lo malo de los matrimonios de Conveniencia (y Unió).

En cuanto a los nacionalistas “de izquierdas” se tendrán que pensar seriamente si integrarse con otros grupos (EQUO, o IU); porque por libre tendrán aún menos opciones que CIU o el PNV

Los Verdes: Salvo que los dioses lo remedien, volverán a presentarse divididos y la única duda es si en esta ocasión contarán con el apoyo de ERC, o el señor Junqueras entrará al trapo de la candidatura (común) soberanista y les dejará plantados.

Su lema en España (el de los verdes) bien pudiera ser “antes irrelevantes, que unidos”. Veremos.

EQUO: Y finalmente la emoción de estos “prolegómenos” está en saber si EQUO consigue atraer a los nacionalistas “progres” y algunos “verdes”, en cuyo caso la cabeza de ratón podría conseguir salir de la inexistencia parlamentaria y hacer oír su voz (de acuerdo con sus socios); o bien, si la cosa no funciona, optan por sumarse a esa “Syriza española” que pretende articularse en torno a Izquierda Unida.

Si no consiguen socios para la primera opción, ésta parecería la salida más razonable, aunque no estoy demasiado convencido de vayan a adoptarla.

Si finalmente se presentan por libre y en solitario, el resultado -aparte de malo para el resto de la izquierda- no creo que sea muy bueno para la Sra. Montiel ni el Sr. López (de) Uralde.

En otro orden de cosas, entre las novedades que se cuecen en esta ocasión está la de “elegir” de antemano al candidato a la Presidencia del Parlamento.

El grupo socialista se decanta por el alemán Martin Schulz quien ciertamente tiene un  buen historial de honestidad y coherencia política (dentro de la moderación socialdemócrata) y puede acreditar un profundo conocimiento del “tinglado” (actualmente ya es presidente del parlamento europeo tras el relevo -pactado- con el grupo Popular).

No es exactamente “sangre nueva” (23 años lleva en el Parlamento Europeo) pero no puede decirse que, en ese tiempo, no haya trabajado honradamente para ganarse el pan. 

Y, de paso, el SPD alemán se ahorra el riesgo de que vuelva “a casa” y les remueva las conciencias (o los sillones).

La “Izquierda” anda coqueteando con la idea de cooptar al Griego Alex Tsipras.

Y, a mí, no es que me parezca que no sería un buen candidato; sin embargo pienso que es mucho más necesario  (y más influyente a nivel de toda Europa) quedándose (y tomando decisiones políticas y económicas) en su propio país.

Los griegos, y todos los europeos, sacaremos más provecho, rompiendo la racha de gobernantes al servicio de la Troika, el BCE, el FMI y Frau Mérkel, que “neutralizándole” como presidente de un Parlamento en el que lo más a que puede aspirar (y no es poco) es a actuar como “moderador”

Para ese cargo, salvo otra sugerencia mejor, prefiero al español Willy Meyer que conoce perfectamente los entresijos de Estrasburgo y hasta el presente se ha acreditado como un buen trabajador y persona coherente con los postulados de la izquierda (española y europea).

Y, además; seguro que en Francia, en Portugal, en Italia y en otros muchos países, la izquierda también tiene candidatos perfectamente capacitados. 

Aquí lo dejo para que nadie termine por dormirse.
Saludos.

Recopilatorio Elecciones Europeas: